Póngase en contacto con nosotros para más información

¿Quieres saber más sobre este producto?

Contáctenos

La colecta de datos con computadoras de mano en Hope Mills causa sensación

Desafío

Mejorar la eficiencia y exactitud en un departamento de aguas pluviales y de deshielo donde dos personas están a cargo de inspeccionar y mantener 2.500 puntos de recogida de aguas.

Solución

Utilizar la computadora robusta y compacta Nautiz X7 de Handheld para recoger datos usando formularios electrónicos personalizables, GPS y cámara incorporada.

Resultado

La Nautiz X7 ha permitido al departamento aumentar la productividad en un 700 por ciento, aumentar la exactitud de los datos y mejorar la seguridad personal de los empleados en entornos laborales peligrosos.

 

Las computadoras de mano ayudan a una pequeña población de Carolina del Norte a lograr mayor eficiencia en su programa de inspección de aguas pluviales y de deshielo.

En las poblaciones pequeñas con recursos limitados, la eficiencia es importante. Pero ¿qué hacer cuando todo el departamento de aguas pluviales y de deshielo, responsable de inspeccionar y pasar informe sobre 2.500 puntos de recogida de aguas dentro de los límites de la ciudad, está compuesto por solo dos personas? En tal caso, la eficiencia resulta esencial.

En Hope Mills, Carolina del Norte (una ciudad de 16 kilómetros cuadrados con poco más de 15.000 habitantes) el sistema de alcantarillado municipal específico para tormentas debe ser monitorizado con regularidad como parte del permiso  de EPA del Sistema Nacional de Eliminación de Descargas Contaminantes de la ciudad. A finales del año pasado, cuando Hope Mills empezó a comprobar los puntos de entrada de agua además de los de desagüe que ya estaba inspeccionando, resultó obvio que su sistema de lápiz y papel debía ser sustituido por un método mejor y más eficiente.

La ciudad se asoció con Logic Concepts, una empresa tecnológica con sede en Greenville, Carolina del Sur, que se especializa en los sistemas de recolección de datos, para elegir y poner en práctica un nuevo sistema usando computadoras móviles y software personalizado. Ahora los técnicos pueden completar muchas más inspecciones cada día, a la vez que tienen mayor seguridad personal en entornos peligrosos y recoger datos más exactos.

Contra viento y marea

Monitorear los puntos de recogida no es tarea fácil. Para llegar a los sitios de inspección a lo mejor es necesario adentrarse a pie por remotas zonas con bosques y vías fluviales, llevando puesta ropa de seguridad tal como botas contra serpientes, pierneras, botas de pescador, machetes, abrigos pesados o guantes. Los inspectores siempre usan chalecos de seguridad y llevan consigo spray para alejar a los animales y bastones para protegerse de los animales salvajes. Antes de los adelantos tecnológicos, los técnicos también llevaban consigo formularios de papel de dos hojas y cámaras digitales para la recogida de datos.

"Tenía los bolsillos llenos, objetos colgando del cinturón y la cámara colgando del cuello" recuerda Elisabeth Brown, un técnico de aguas pluviales y de deshielo, que constituye la mitad del dúo que monitorea y hace el mantenimiento de los puntos de recogida de Hope Mills.

Hacer malabarismos con el equipamiento no solo era algo incómodo para Brown, sino también una preocupación respecto a la seguridad. "Con las manos llenas, era difícil desplazarse por algunos puntos del terreno, así que siempre estaba preocupada de que se me cayera la cámara al agua o de perder alguna de las piezas del equipo. Y tenía miedo de no poder protegerme contra los animales", afirma.

Si los formularios se mojaban, había que hacerlos de nuevo. Y después de un largo día de inspecciones, el trabajo de Brown todavía no había acabado: al volver a la oficina, tenía que empezar el tedioso proceso de registrar los informes en hojas de cálculo, escanearlos para pasarlos a la computadora y etiquetar las imágenes. Brown podía sentirse afortunada si lograba inspeccionar y registrar 35 sitios al día.

Encontrar el camino de menor resistencia

Cuando los departamentos de aguas pluviales y de deshielo y los de obras públicas se cansaron de la situación, empezaron a hacer averiguaciones sobre formas de racionalizar las inspecciones usando computadoras móviles. Sabían que el aparato que eligieran tenía que poder resistir caídas al suelo o al agua, a la vez que fuera suficientemente ligero como para acarrearlo fácilmente en el cinturón junto con los otros suministros, y suficientemente pequeño como para caber cómodamente en una mano.

Su búsqueda les llevó a Logic Concepts, quien les ayudó a elegir un paquete de hardware y software que pudiera satisfacer sus necesidades. Se decidieron por la pequeña pero poderosa unidad Nautiz X7 de Handheld, junto con el programa de software personalizable Atlas360 de Logic Concepts.

La Nautiz X7 satisface los estándares militares de EE.UU. por su resistencia a las caídas y es totalmente hermético contra polvo y agua. Incluye un avanzado sistema GPS, dura más de un día de trabajo entero con una sola carga de electricidad, e incluye una cámara interna con autoenfoque y flash de LED. A pesar de su duro exterior, este dispositivo manual pesa solamente 490 g y es suficientemente compacto como para sujetarlo y usarlo con una sola mano.

El programa Atlas360 permite a los inspectores usar formularios electrónicos personalizados para la recogida de datos. "La elección de software se basó en el hecho de que podían crear formularios de inspección en Atlas360, y luego usar esos formularios en el campo", explica Taji Richardson, director de desarrollo de productos en Logic Concepts.

Para completar una inspección, Brown utiliza un conjunto de rasgos característicos para identificar desagües problemáticos, y un conjunto de rasgos diferente para el mantenimiento de los puntos de entrada. Usando Atlas360, pudo crear versiones electrónicas de sus formularios en papel y cargarlos a la unidad Nautiz X7.

"Ahora cuando sale a inspeccionar los puntos de recogida, puede usar los formularios que ella creó para introducir rápidamente la información de la inspección", explica Richardson.

En resumen

Aunque familiarizarse con una nueva tecnología no fue algo totalmente sin inconvenientes, la transición de Hope Mills a la Nautiz X7 ha sido un cambio sobrecogedoramente positivo. Los datos están seguros hasta que puedan ser sincronizados, y no hay escritura a mano, ni problemas meteorológicos o por la introducción manual de datos, lo cual ayuda enormemente a la precisión. La información GPS incorporada indica al departamento exactamente cuándo y dónde se realizaron las inspecciones, por lo que no hay que andar adivinando ni realizando una tediosa descripción de la ubicación. Y las unidades Nautiz X7 han podido superar todos los desafíos, sin roturas ni incidencias.

Pero la verdadera prueba está en los números: al usar papel y lápiz se lograba un máximo de 35 inspecciones por día; el nuevo sistema permite llegar a  21 en una hora. En un día de trabajo completo, esto es un asombroso aumento del 700 por ciento en la producción.

"Una inspección completa con fotos toma menos de dos minutos. Toda la información recogida en el campo se descarga desde el aparato en menos de un minuto, y se puede para imprimir o enviar por correo electrónico en cuestión de minutos", afirma Brown.

¿Y ahora que está haciendo Hope Mills con todo ese tiempo adicional? Ya han empezado a usar el nuevo sistema en sus departamentos de gestión de basuras y calles para registrar más rápidamente los peligros e infracciones, y están ocupados imaginando aún más usos.

"Todo lo que necesitamos es ese único artículo de equipamiento", dice Brown.