La magia de TCO

Viendo mas allá del precio de compra

Al comprar ordenadores portátiles nuevos, la mayoría de las empresas pueden caer en la tentación de basar las decisiones de compra sólo en el precio de compra del producto. Pero como el precio de compra no refleja el coste real de la unidad, éste podría ser un error costoso. Para evaluar correctamente el coste de un producto, necesitamos ver el coste a lo largo de la vida útil del producto. Esto se conoce como el coste total de propiedad del producto (TCO).

Incluso si no conocemos el término TCO, lo aplicamos a menudo a otras áreas de nuestra vida. Al comprar un coche nuevo, la mayoría de los compradores haran por lo menos una breve investigación para saber el registro de reparaciones del vehículo. Un coche barato que pasa la mitad del tiempo en el taller mecánico no es un buen negocio.

El mismo concepto se aplica a los ordenadores portátiles. Los ordenadores llevados fuera de un ambiente de oficina seguro serán sometidos a un trato rudo. Las caídas, las vibraciones, el agua, el polvo y las temperaturas extremas son sólo algunas de las condiciones que un ordenador puede enfrentar en el campo. Parece lógico pensar que usted no llevaría una pieza delicada de equipo electrónico a un ambiente adverso, pero esto es lo que sucede con más frecuencia de la que cree.

¿Por qué? Porque muchos compradores de ordenadores portátiles se tientan con el precio de compra inicial más barato al comprar un equipo que no es robusto o mínimamente robusto sólo por el precio de compra más barato, sin tener en cuenta los costes mayores de usar realmente este equipo en el campo. Al no comprar el tipo de unidad adecuada para el trabajo y el medio, pagarán mucho más a largo plazo que si inicialmente hubiesen comprado un equipo más robusto, pero más caro. En otras palabras, la unidad más cara realmente es la unidad más barata.

Una inversión inicial mayor a menudo puede tener un coste total menor

El TCO tiene en cuenta todos los costes reales realizados durante toda la vida del producto. El TCO incluye los costes mayores (como el precio de compra, desarrollo, sustitución y costes de despliegue) y los costes menores (capacitación, costes de reparación y costes por no poder usarlo). A medida que la mayoría de las organizaciones depende cada vez más de su fuerza de trabajo móvil, los costes por falta de uso se han vuelto cada vez más importantes y caros. Si a un servicio de campo le falla un dispositivo al comenzar el día, la pérdida de ganancias por el trabajo y la clientela por todas las llamadas de trabajo perdido pueden ser sustanciales.

Los ordenadores portátiles a menudo se clasifican en cuatro categorías: comerciales, durables, semi-robustos y totalmente robustos. Una unidad comercial tiene poca o ninguna protección contra el medio ambiente. Los ordenadores durables generalmente tienen sólo protectores de goma y tal vez un disco duro montado contra golpes. Los ordenadores semi-robustos se prueban según algunas especificaciones tales como MIL-STD-810F/G e IP y las unidades totalmente robustas generalmente se prueban para cumplir totalmente con las MIL-STD-810F/G y a menudo son totalmente resistentes al agua y al polvo.

Por lo tanto, ¿cuál es la diferencia en el coste total de propiedad entre un dispositivo comercial y uno totalmente robusto en un ambiente de contacto razonable? Venture Development Corporation (VDC) es una empresa de investigación independiente de renombre que se concentra en los ordenadores robustos. Ha realizado cálculos de TCO en los cuatro niveles de ordenadores robustos en un número de aplicaciones portátiles comunes. VDC calculó el coste total para cada nivel de robustez en un período de vida útil de cinco años y luego estimó los costes sobre una base anual. Estos costes (divididos en costes mayores y costes menores) se muestran en el cuadro 1 a continuación. The magic of TCO

Figura 1 ? Costes de TCO de cinco años anualizados

Totalmente robusto - Semi-robusto ? Durable - No robusto De la figura surge claramente que el hecho de usar un dispositivo comercial o no robusto costará mucho más a largo plazo; cerca del 65% más por año que usar un dispositivo totalmente robusto. ¿Cómo es posible esto? Tiene sentido si se piensa en todas las cosas que podrían sucederle a un dispositivo no robusto en el campo. Por ejemplo, veamos los costes de sustitución. Una unidad totalmente robusta dura con frecuencia por lo menos cinco años. Por lo tanto, si se compran 100 unidades totalmente robustas, al finalizar los cinco años a menudo la mayoría de éstas estará funcionando. Si se compran 100 dispositivos comerciales y se los coloca en un medio adverso, las posibilidades son que ninguna de las unidades originales continúe funcionando al finalizar los cinco años. Y algunas de estas unidades deberán reemplazarse varias veces a lo largo del período de cinco años. ¿Cuántos dispositivos comerciales necesita comprar antes de igualar el precio de compra de una unidad robusta? Y esto ni siquiera incluye algunos de los demás costes que tratamos, como costes por no poder usar el equipo, los costes de desplegar una unidad nueva y el coste de recuperación de los datos perdidos.

Finalmente, debe evaluar con cuidado su situación laboral para determinar cuáles serán sus costes totales de propiedad. Si su ordenador portátil no trabaja en condiciones ambientales adversas, una unidad totalmente robusta puede ser más robusta que lo que precisa. Sin embargo, al comprar el nivel adecuado de robustez para el trabajo a realizar y el medio de trabajo se garantiza la mejor relación coste-beneficio a largo plazo.