¿Quieres saber más?

Para Handheld, la robustez es fundamental. Es lo que representamos: nuestro valor fundamental. Desde la perspectiva del usuario, la robustez describe la capacidad del ordenador para operar en cualquier tipo de situación, no solo para un único uso, sino entre tres y cinco años de uso. Sin embargo, dependiendo del trabajo a desarrollar, lo que para unos puede ser robusto no necesariamente lo es para otros. La robustez se define probando especificaciones ambientales. Las tres pruebas más comunes son: rango de temperatura, estándar militar (MIL-STD) y clasificación IP.

Temperatura

Las especificaciones de temperatura definen el rango de temperatura operativa del dispositivo. Handheld se centra en un amplio rango de temperaturas: Ofrecemos productos que pueden funcionar con temperaturas de entre -40 C y +60 C.

Métodos de prueba MIL-STD

El Mando de Pruebas de Desarrollo del Ejército de los Estados Unidos emite clasificaciones MIL-STD-810G para su uso en equipamientos militares (y civiles tambien). Estas clasificaciones incluyen 24 pruebas de laboratorio, desde el rendimiento en altura a la resistencia al impacto balístico. No hay ningún ordenador portátil que haya sido probado con los 24 métodos, ya que la mayoría de ellas no se aplican en los ordenadores portátiles, pero, se considera, generalmente, que a mayor número de pruebas superadas por una unidad, mayor es la robustez de la misma. Las unidades más robustas (como el Nautiz X1) han sido probadas utilizando entre ocho y diez métodos MIL-STD-810G.

Definiciones de IP

IP significa protección contra la penetración. La clasificación IP describe los niveles de protección de equipos electrónicos frente a los sólidos y los líquidos. La clasificación se muestra con dos números. El primer dígito describe el nivel de protección contra el polvo y tiene siete niveles diferentes, de cero a seis. El segundo dígito describe el nivel de protección contra líquidos (agua) y tiene nueve niveles diferentes, de cero a ocho. Todos nuestros ordenadores robustos tienen, como mínimo, una clasificación de IP65, lo que significa que son a prueba de polvo y que son capaces de soportar chorros de agua.

Más información sobre las clasificaciones de IP y las pruebas  MIL-STD.

+